UN DÍA DE PREOCUPACIÓN ES MÁS AGOTADOR QUE UN DÍA DE TRABAJO

Todos tenemos y hemos tenido problemas y todos nos preocupamos en diferentes situaciones. Los problemas y las preocupaciones son parte de la vida pero a veces nos “roban” demasiada energía.

La preocupación es una emoción que nos desgasta física y emocionalmente. Además está directamente relacionada con nuestra manera de percibir y evaluar las situaciones y nuestra capacidad para enfrentarlas y solucionarlas.

¿Cómo detectar si nos preocupamos innecesariamente?

  1. ¿Es un problema que tiene solución o es una situación dolorosa?
    Hay situaciones en las que vemos sufrir a otros y sufrimos también, a pesar de que no está en nuestras manos la solución. Pero es necesario ponerle límite por nuestro bienestar, si estamos bien, podremos ayudar a otros con nuestra fortaleza.
  1. ¿La solución depende de ti?
    Si no depende de ti: piensa qué opciones tienes para protegerte y que no te afecte demasiado, esto es lo que sí puedes hacer por ti y después deja de pensar en ello. Piensa en otra cosa o ponte a hacer algo que requiera de toda tu atención. (si alguien sabe cómo se hace, que lo diga, yo aún no lo he conseguido, pero lo sigo intentando)Si depende de ti: actúa. Analiza la situación y plantea posibles soluciones.

Hacernos estas preguntas, y lo más importante, buscar las respuestas, puede ayudarnos a filtrar algunas de nuestras preocupaciones y desechar las que no aportan nada más que malestar.

 

A DAY OF WORRY IS MORE EXHAUSTING THAN A DAY OF WORK

All of us have problems and we worry when facing different situations. Problems and concerns are part of life, but sometimes they “steal” too much energy from us.

Worry is an emotion that wears us down physically and emotionally. It is also directly related to the way we perceive and evaluate situations and our ability to confront and solve them.

How to detect if we worry unnecessarily?

1. Is it a problem with a solution or is it a painful situation?

There are situations in which we see others suffer and we share that suffering, even though we know the solution it is not in our hands. However, it is necessary to set some limits for our own wellbeing, if we feel good, we can help others with our strength.

2. The solution depends on you?

– If it doesn’t depend you: think about what options you have to protect yourself and keep yourself strong, this is one thing you can do for you, then stop thinking about it. Think of something else or get to do something that requires your full attention. (If anyone knows how to do it, please share it, I still haven’t managed to do it, but I keep trying)

– If it depends on you: take action, analyze the situation and find possible solutions.

Asking ourselves these questions, and most importantly, searching for the answers, can help us to filter some of our worries and discard those that do nothing more than creating discomfort.

 

#HAPPINESS#LIFE#SLOW

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *