TRABAJA PARA VIVIR, PERO NO VIVAS SOLO PARA TRABAJAR

Hoy un bonito cuento para demostrar que aunque el trabajo es una de las tareas que más tiempo requiere, no es lo único, ni siquiera lo más importante en la vida.

Al finalizar el cuento piensa cuáles son las piedras grandes en tu vida, las que tienes que poner primero para que todo lo demás también tenga su espacio.

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con piedras del tamaño de pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

El profesor cogió una caja llena de piedras del tamaño de perdigones y lo vació dentro del bote. Éstas llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las piedras más grandes. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

Después el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime.

El profesor, rápidamente añadió dos cafés al contenido del bote y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían. Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo:

“Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las piedras grandes son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen éstas, vuestras vidas aún estarían llenas. Los piedras más pequeñas son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche… La arena es el resto de las pequeñas cosas.

 Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para las piedras pequeñas ni para las grandes. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua. Ocúpate primero de las piedras grandes, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto solo es arena.”

Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaban los cafés. El profesor sonrío y le dijo: “¡Me encanta que me hagas esta pregunta!. Es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay lugar para dos tazas de café con un amigo.”

 

WORK TO LIVE, BUT DON’T LIVE TO WORK

Today a beautiful tale to show that although work takes most of our time, it doesn’t mean that it’s the only thing, not even the most important thing in life.

After reading this tale, reflect on what are the “golf balls” in your life, the ones that go first so that everything else can also fit in.

There once was a professor of philosophy, who in front of his class, took a large empty pot of jam and without saying a word, began to fill it with golf balls. Then he asked his students if the jar was full. The students replied: yes.

The professor then took a box full of marbles and poured the marbles into the pot of jam. The marbles filled the gaps in between the golf balls. He asked the students again if the jar was full. Again, they replied: yes.

At that point, the professor took a bag of sand and poured it into the pot of jam. Of course, the sand filled all the remaining gaps and the professor asked again if the jar was full. The students unanimously answered: yes.

The professor then added two cups of coffee to the contents of the jar thus filling the small gaps between the grains of sand. The students started laughing. After they stopped, the professor said:

“I want you to realize that the pot of jam represents Life. The golf balls are the very important things in Life such as family, children, health, everything you are passionate about. Our lives would still be full even if we’d lost everything else and these were the only things that remained. The marbles are the other things that count in our lives such as work, house, car, etc … The sand represents everything else, all the small things in life.

If we had first poured sand into the pot of jam, there wouldn’t have been any room left for anything else such as the marbles or the golf balls. It’s the same thing in Life. If we put all our energy and all our time into the small things, we will never have any time/space left for the things that really matter. Pay attention to the things that are really important to your happiness. Play with your children, take time to go to the doctor, have dinner with your spouse/partner, exercise or take time to enjoy your favorite pass-times. There will always be time to do the cleaning and fix the taps on the kitchen sink …
Take care of the golf balls first, of the things that really matter. Choose your priorities, the rest is just sand.”

One of the students then raised a hand and asked what the coffee meant. The professor smiled and said: “It’s good that you ask. I only added coffee to show that although your lives may seem full and busy, there is always room for a cup of coffee with a friend. Good day to all …”

 

#HAPPINESS#LIFE#SLOW

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *