BUSCA AVENTURAS QUE ABRAN TU MENTE

Lo prometido es deuda y el mes pasado os dijimos que habría una segunda parte con curiosidades y costumbres de India y los indios, pues aquí va.
(Si te perdiste la primera parte puedes acceder desde aquí)

India II

El primer shock, sobre todo si llegas a Delhi, es el caos de tráfico, de ruidos, de olores, porque efectivamente, así es India! Peatones, vacas, perros, tuk-tuks, coches y todo tipo de vehículos compartiendo el espacio todos a una. La suciedad está por todas partes, es algo a lo que no te acabas de acostumbrar.

Se suele decir que India no deja indiferente y es cierto, es una bestialidad de estímulos, buenos y menos buenos o simplemente diferentes.

Lo de los olores es un ejemplo, por eso mencionaba lo del caos de olores también, el de los inciensos de los templos, las especias de los mercados y de cualquier puesto de comida, mezclados con el de la suciedad y el humo de quemar basura al atardecer.

Pero no es el único, visualmente también es un reto, yo personalmente me quedaba embobada sólo con mirar los miles y miles de colores y variaciones de los saris de las mujeres Indias con sus pulseras y tobilleras. Y la increíble variedad de templos todos diferentes entre sí pero con una gran riqueza para el ojo observador.

Los sonidos también entran en esta categoría de estímulos, siempre hay una musiquilla India sonando, pegadiza y que no sabes muy bien de dónde sale, sin embargo ahí está. O los cascabeles de las tobilleras de las mujeres. O los claxon de los vehículos que utilizan para indicar, en lugar del intermitente.

Gente Y Costumbres

En cuanto a su gente, lo más llamativo al principio es ese movimiento de cabeza de lado a lado, que puede querer decir si, o no, o tal vez, o no lo veo claro. Como forastero no es fácil de descifrar pero al poco tiempo verás que tu cabeza se mueve como la de ellos simplemente por acto reflejo.

En India, como en todas partes, hay buena gente y gente, digamos, interesada o un poquito aprovechada, a veces como medio de vida. Tuvimos algunas malas experiencias, si, nos intentaron timar varias veces y en algunas les funcionó. Pero hay que contarlo todo y también nos encontramos con muy buena gente que te ayuda desinteresadamente y además te cuenta algunos de los timos para que no caigas.

Más cosas sobre los indios, para nuestro estándar occidental son maleducados ruidosos y un poco guarretes, porque eructan y escupen todo el rato.
Son muy curiosos y mirones, la mayor parte de las veces de manera inofensiva, aunque algunas veces no.
Tienen colas separadas para hombres y mujeres en los templos y en los aeropuertos, etc (además de colas separadas a veces para forasteros y locales, porque claro ellos son muchísimos).
Suelen sonreír bastante.
Volviendo con los templos, son muy religiosos y supersticiosos (por eso llevan siempre el círculo en la frente de polvo de color, el rojo es el más habitual).
Te cogen el dinero de la mano derecha porque da suerte para el negocio y lo bendicen o lo ofrecen a un altarcito que suelen tener en toda casa, tienda o negocio que se preste.
Se negocia todo, y todo es todo, hasta el rollo de papel higiénico, el agua o las cerillas, y no digamos ya otras compras mayores.

Transportes
Lo de los trenes indios merece un capítulo entero pero hay mucha información por internet.

Nuestro record, 18h en sleeper (la clase más baja, los que hayáis viajado en ella lo entenderéis) y bueno, sobrevivimos! Es toda una experiencia desde luego, que hay que probar.
En las estaciones de trenes, como los retrasos suelen ser habituales, puedes observar más de cerca cómo son y cómo viven. Al principio te choca verlos ahí amontonados y esperando el tren, luego como venden la comida casi tirándola entre las ventanillas y subiendo y bajando del tren en marcha.

Otras veces te sorprende, la anécdota: en una estación en la que estuvimos esperando 5h, acababan de instalar unas escaleras mecánicas y era muy curioso ver el miedo que le tenían a subir y bajar, de hecho muchos optaban por las escaleras tradicionales porque no sabían muy bien cómo iba la historia.

Aún con retrasos que te permiten ver este tipo de cosas, una vez lo asumes, el tren en India funciona muy bien. Eso si, da igual el tiempo que hayas estado esperando, siempre te toca correr para encontrar el vagón que te corresponde, porque son trenes muy largos y no necesariamente los vagones están conectados, vaya, que no vale decir me subo y ya encontraré mi vagón.

Comida

Nuestra parte favorita! Lo primero, no sufrimos la llamada “delhi-belly” (pasar más tiempo en el baño que en ningún otro lado) ni en Delhi ni en todo el país.

Y comimos muy bien, es súper fácil ser vegetariano y vegano en India. Además está todo bueno (siempre que soportes un nivel aceptable de picante) y lo cocinan de mil maneras. Nos encantó el palaak paneer (crema de espinacas con queso tipo ricota?), el malai kofta (como unas albóndigas de berenjenas), los thalis vegetales, los dhal (de lentejas rojas o amarillas) el naan y el chapati (pan)…

Nosotros somos carnívoros, así que a veces echabas en falta un poquito de “chicha” pero la carne, si no es pollo, suele resultar difícil de encontrar y cara, aunque encontramos carne de cordero y de ternera (si, en serio, suelen tener licencias especiales y sobre todo en sitios más turísticos, pero la hay).

Con las bebidas alcohólicas, pasa un poco de lo mismo suele ser difícil, pero hay sitios en los que las venden (aunque te las pongan en tazas de desayuno).

Con el desayuno tuvimos historia también, habitualmente se confundían cuando pedíamos black tea y milk coffee y nos servían Chai (té con leche) y black coffee que es como suelen tomarlo ellos. Al final optamos por pedir todo por separado y ya nos lo apañábamos nosotros, café con leche y té sin leche.

Y no sólo el te chai, todo lleva masala, hasta las chuches…This is India!

Llega el momento de concluir este largo post (esperamos que entretenido), con todo, bueno y menos bueno, India merece la pena, como decíamos al principio, no te deja indiferente.

#HAPPINESS#INDIA#LIFE#SLOW#TRAVEL

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *